VIAJE A EUROPA…

Lefevre París

Salimos de la casa un sábado Alfonso y yo hacia el aeropuerto de León, Guanajuato, para abordar el avión rumbo a la ciudad de México al mediodía. Llegamos allá y nos embarcamos poco tiempo después, digamos, directo y sin escalas hacia Madrid, España; fue a las seis de la tarde. Mientras tanto nos fuimos poniendo en onda con las conversaciones de los españoles en la sala de espera: las garras, trapos o ropa de los susodichos se veía de mejor calidad enseguida, aunque se sentaran en el suelo y trajeran el pelo como sucio y sin peinar los más jóvenes (y no tanto) y otros de saquito, chamarras de cuero y perfectamente aliñados, tanto hombres como mujeres; me felicité por habernos puesto decentes mi esposo y yo, si bien desde ese momento comencé a percibir rechazo hacia nosotros con miradas despectivas, el tratar de nulificarnos con la actitud, y ahora me pregunto cómo se nos habría visto en caso de ir en fachas o traer una vestimenta corriente; sin embargo en el momento no lo capté como tal, aduciendo aquel ambiente rancio a mi estado de ánimo, no dándole mayor importancia, pues ya con mi preocupación y resistencia al viaje tenía suficiente para sentirme como me sentía; así es que nos subimos al aparato, y debieron transcurrir once horas y pico de travesía en la oscuridad, sin casi poder moverse en los estrechos asientos que ocupábamos, teniendo entre tanto de pasatiempo una pantallita enfrente donde ver y oír: música de varios géneros, películas, juegos, y no sé que otros primores más para elegir. El caso es de que me aburrí de no entenderle cómo funcionaba del todo, y disponiéndome a evadirme de la realidad y a la vez descansar un poco, durmiéndome, quise apagar el juguete sin nunca atinarle tampoco, aunque al parecer no era la única pues los aparatos parecían focos de navidad, apagándose y prendiéndose por doquier; sugiriéndome Alfonso los dejáramos por la paz al igual que los controles, retirándolos para no testerearlos, pero fue inútil, siguieron así hasta que amaneció y dejé de prestarles atención. Cenamos y desayunamos a bordo como comida de hospital, dormitamos, pude apreciar un cielo fantástico por momentos y hasta sentirme relajada, tratando de olvidar que estábamos a miles de kilómetros de altura volando sobre millares y millares de litros de agua salada infestada de un sinfín de animales de todos tamaños del hermoso y terrible Océano Atlántico, y que con cualquier desperfecto, avería, error, equivocación o ¿mala suerte? vendríamos abajo con todo y nuestros cuerpecitos, chivas y fuselaje del ruidoso y fatigoso pájaro metálico obviando los tamaños: ¿cómo una hormiga, un piojo, una liendre,… un grano de arena?; me sentía vulnerable, débil, insignificante ante aquella inmensidad; sufriendo por estar pensando en conservar mi integridad, como si estuviera en mis manos el poder hacer algo en caso de alguna desavenencia; ya sabía dónde se ubicaban las salidas de emergencia, cómo hacer para abrirlas, cómo usar los flotadores… pero… ¿y si quedaba flotando en el mar seguramente estaría helada el agua, cuánto tiempo podría aguantar de esa manera, ¿me atacarían las bestias marinas?, ¿me hundiría?; Alfonso, ¿dónde quedaría?, cómo estaríamos todos esparcidos en el agua saladísima, cómo hacer para que nos encontraran, como acercarnos a tierra… aunque… si se mete el avión con todos hasta adentro del mar y no tenemos tiempo de salir ¡Nos vamos a ahogar encerrados entonces!… ¡Qué tortura! estar elucubrando a cerca de cosas tan infructuosas, como si a nadie más le hubiera ocurrido antes, pobres, pero en vez de preguntarme ¿y por que a mí?, me preguntaba ¿y por qué a mí no me ha de pasar también?; luego, poniéndome en las manos de mi Creador, le rogaba: hágase tu Voluntad y no la mía, solo dame fuerzas para salir airosa del trance, sea cual fuere; que por lo demás, mi conciencia la tengo más o menos tranquila. Fue cuando pude calmarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to comments via RSS Feed

Páginas

Categorías

Enlaces

Meta

Calendario

diciembre 2016
L M X J V S D
« Feb    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Most Recent Posts

 
A %d blogueros les gusta esto: